Publicado: 30 de Junio de 2015

El buen control postural es el punto de partida a través del cuál surge el movimiento. Las modificaciones de la estática vienen determinadas por tensiones a nivel de las cadenas musculares que se originan como consecuencia de procesos internos o de la propia práctica deportiva.

Estas tensiones musculares son las responsables de un alto porcentaje de las lesiones que sufren los deportistas a lo largo de una temporada, por lo que es de vital importancia su valoración y tratamiento, tanto a nivel preventivo como terapéutico. Así también, estos procesos desembocan inevitablemente en una alteración del esquema corporal del deportista y con esto en un mal funcionamiento del sistema propioceptivo.

Por todo esto creemos de gran utilidad las valoraciones posturales de post-temporada y pre-temporada con vistas a la recuperación de las lesiones que se arrastran de la temporada anterior y como medida preventiva para no volver a sufrirlas en la siguiente.

Basándonos en la lectura del cuerpo humano que realiza el Método Busquet desarrollamos un protocolo personalizado y adaptado de valoración, control y seguimiento del deportista con el objetivo de mejorar su rendimiento y prevenir aquellas lesiones vinculadas a la práctica deportiva.